Julio Robles Guevara

perfil 4

El 14 de septiembre de 1981 nació en Ibarra uno de los herederos de la ideología conservadora del Ecuador: Julio César Robles Guevara, actual Alcalde de Tulcán, ciudad más conocida como la Puerta Andina y centinela norteña del país y además hijo de Don Julio Robles Castillo, quien también fuera alcalde. La infancia y por qué no decir gran parte de la vida de Julio César Robles estuvo rodeada de los aromas propios de la política, debido al ejercicio político de su padre, pero fue en Tulcán donde también tuvo sus primeros juegos, ocurrencias y amigos. Fue allí donde terminó el colegio con los hermanos de las Escuelas Cristianas e incluso, incursionó en los andares políticos como Secretario y Presidente del Gobierno Estudiantil de La Salle. Posteriormente y tras culminar el bachillerato en la especialidad de Físico Matemático, se trasladó a Quito, en donde cumplió sus objetivos profesionales en calidad de Contador Público Autorizado e Ingeniero Comercial con mención en Productividad, en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

El hijo del sastre

Me formé y crié en un ambiente político, cuenta Robles mientras deja escapar una breve sonrisa al tanto que sus ojos brillan y su mente se traslada al recuerdo. De hecho, Don Jullito, como le decían a este sastre de profesión, fue un político por más de 50 años y siempre cobijado por el Partido Conservador Ecuatoriano, desde entonces su único heredero respiró política y por ende le nació el deseo de servir y aportar a la comunidad. Sus cualidades en el pulpito ya las mostró en las lides electorales lasallanas corriendo con éxito en sus dos participaciones: Secretaría en cuarto curso y Presidencia en sexto. En Quito también mantuvo cierta vinculación en la Facultad de Administración de la Católica. Ya con ese espíritu latente y con el deseo de regresar a casa, convocó a varios ex colaboradores de su padre pese a que el conservadorismo había desaparecido en el país. Así nació un servidor público por vocación dentro del Movimiento Social Conservador, inscrito bajo su iniciativa. Con la venia del nuevo Movimiento Provincial y por pedido de los tulcaneños, en el año 2006, cuando Robles tenía 25 años, se postuló a la Concejalía. Tuve la oportunidad de encabezar la lista de ediles y gracias a Dios obtuve la más alta votación. Su entrega y dedicación dieron frutos en poco tiempo. Tras las respectivas reformas constitucionales que se dieron en el país, se convocó nuevamente a elecciones a mitad del período y Robles fue postulado para la Alcaldía. En enero del 2009 presentó la respectiva excusa ante la Cámara Edilicia e inscribió su candidatura a la Alcaldía, fecha que sin duda permanecerá en los anales de la historia ya que 50 años atrás su padre había asumido la primera de sus tres Alcaldías.

UN HOMBRE DE PRINCIPIOS... Y FINALES

perfil 4

Para julio César Robles Guevara, los puntales del éxito en su profesión radican, primero, en las bases de su ideología. Con ello y según sus palabras, evitamos estar bailando o generando inestabilidad ideológica como profesional. Segundo, tener bien sentado el tema de humildad y fe... esto personalmente lo considera muy importante y, finalmente, todo es posible negociar, menos los principios. Bajo estos ejes, estima que se puede hacer un trabajo positivo. Añade: Pese a que aún no obtengo un resultado concreto, yo mismo estoy probando esta fórmula. Sus principios ideológicos, humildad y fe han generado un sentido propio de ser tulcaneño, orgulloso y defensor de la historia y cultura legada por el mundo Pasto. El alcalde de Tulcán asegura que el país vive épocas importantes. Confiesa que se está generando una conciencia ciudadana y se proyecta una marca como país que genera orgullo y sentimiento. Con grata satisfacción ve que se acabó el tiempo de ciertos excesos y apoya a todo lo que indique cuentas claras. Sin temor a equivocarse, resalta el encuentro social, el arribo de la modernidad tanto en servicios públicos como en producción, lo cual permite visibilizarnos al mundo. Y como no puede ser de otra manera, mira con mucha expectativa lo que se pueda generar en la frontera norte sin olvidar que, por historia, el Gobierno Central tiene una deuda con Tulcán y la provincia que actualmente ha empezado a saldarse. Al final y no por ello menos importante, señala ciertas debilidades que aspira puedan limarse con la finalidad de obtener una concentración integral que permita generar una agenda nacional más completa. Una de esas debilidades es la corrupción. Para ello, cree necesario un consenso generacional que apunte hacia un cambio radical de actitud. Por eso hago propias las palabras de un ex presidente, quien decía que la Revolución, la verdadera Revolución nace en el cambio de actitud dentro de cada uno. Cree que ése es el primer paso a dar para eliminar este mal. En relación a las medidas que el país debería tomar para desarrollar la economía nacional, Robles indica que es fundamental mantener el trabajo en los sectores estratégicos. Hoy se genera una planificación a nivel de los distintos niveles de Gobierno y eso es positivo. Pero aún falta diversificar el criterio de desarrollo. Prueba de ello es que Tulcán no cuenta con industrias y su crecimiento se focaliza únicamente en la actividad comercial. También, el burgomaestre hace un llamado de atención al criterio de descentralización, pues Tulcán, en pleno Siglo XXI, aún debe trasladarse a Ibarra o Quito para acceder a ciertos servicios. La descentralización se debe vivir, sentir y fortalecer.

perfil 4

EL ALCALDE DENTRO Y FUERA DE SU DESPACHO

Sin duda, su padre le marcó la vida. Pero fuera de él, también existen personajes que admira y respeta, como a Don Rodrigo Paz Delgado. Considera que este carchense es un hombre íntegro y digno. Por eso se ha ganado el respeto y consideración de todos. El Negro Paz, pese a ser dirigente Albo, ocupa un lugar especial en el proyecto de trabajo de un hincha de Barcelona como es el alcalde de Tulcán. Apasionado por su tierra, Julio C. Robles se confunde desde muy temprano entre papeles y firmas que son activos fijos de su despacho. A su derecha, reposa una pintura de un artista tulcaneño en el que se grafica la grandeza del cerro Chiles con los rostros de Jesús, Don Jullito y Julio. Las oficinas y corredores del Cabildo los conoce desde siempre y como es una persona muy observadora, adoptó las tradiciones que su padre solía tener. Por eso, no empieza la jornada sin la Bendición de Dios, a quien confía y teme mucho por el poder de la Palabra. Y como lo que se hereda no se hurta, lleva en la sangre esa fortaleza y virtud de no perder el tiempo en cosas que puedan distraer su atención sobre la responsabilidad asumida con el cantón y el país. A veces peca de exceso de confianza, defecto que por cierto lo irrita con suma facilidad, pero aprendió que en política y en la vida, está expuesto a todo y que no todos son como él; esto se ha convertido en su debilidad.

 

EN LA INTIMIDAD Y SOBRE EL PIANO

perfil 4

Desde siempre, la música se convirtió en su amiga, compañera, refugio y confidente. Como todo niño, gustaba de los juegos típicos de Tulcán como el trompo, yo-yo, bolas y sucres... pero también nació un intenso apasionamiento por la música. Durante sus años de adolescencia en cambio, el piano fue su acompañante fiel con quien compartió amorfos y camaraderías. Definitivamente, fue una de las etapas que al recordarla permite el reencuentro con el tiempo. Sí, el piano fue su compañero y confidente, de manera especial cuando murió su padre. En él siempre vio un padre rígido, fuerte y drástico, pero muy amoroso, entregado y cariñoso... noblezas que se confunden con el barro de un ser humilde y de pueblo. Mientras que en su madre encontró la comprensión y el orden del hogar. Hoy, ella es el baluarte y timón de su vida. En lo que a política se refiere, se enfoca en no defraudar a sus conciudadanos. Motivos suficientes para no concebir bajo ningún concepto la derrota. Quizá me he sentido golpeado, débil... de pronto pequeño frente a algún suceso, pero no derrotado. Explorar al ser humano y a la autoridad es encontrarse con una bitácora inimaginable. Se podría pensar de un ser humano con un accionar intachable o nada reprochable, pero conforme ingresa al baúl de los recuerdos, salen a flote las travesuras y aventuras propias de un adolescente inquieto. Retomando el plano político, actualmente, gracias a la bendición de Dios y decisión de los tulcaneños, Robles da vida al conservadorismo nacional, y dentro de esta función se puede destacar la recuperación del Sistema de Mercados del Cantón. Uno de ellos fue el Mercado Central con tapiales que se erigieron a finales de la década de 1920. Cabe destacar que su abuela paterna fue fundadora de esta emblemática plaza. En fin, Tulcán se ve diferente y sus parroquias avanzan por el mismo sendero. Ese es el barro norteño, con defectos y virtudes; por ello, Robles nació en el septentrión andino con el ideal de Dios y Patria más la verdad como su arma. Es un joven político que proyecta un cantón diferente.

 

 

perfil 4